El embudo de conversión es el proceso por el que pasa tu audiencia, desde que se da cuenta de que tiene una necesidad, hasta que le pone solución. Si eres nuevo en el mundo del marketing, esto te puede sonar muy confuso.

Qué compone un embudo de conversión

Para que haya una conversión se tienen que dar los siguientes pasos:

Descubrimiento – Consideración – Decisión – Compra – Fidelización

Piensa en el proceso que sigues cuando vas a comprarte un cepillo de dientes. Primero, reconoces que te quieres lavar los dientes, para lo cual necesitas un cepillo de dientes (descubrimiento). Después vas a la tienda, o buscas online y te informas sobre las marcas de cepillos de dientes, modelos y precios (consideración). Tras analizar los pros y los contras, eliges uno (decisión), y lo compras (compra). Si te ha gustado o te ha ido bien con él, comprarás la misma marca e incluso el mismo modelo cuando tengas que comprar otro cepillo de dientes (fidelización). Este proceso, a rasgos generales, se repite en todos los procesos de conversión. Una conversión no siempre es una compra. Es una acción a la que has direccionado a tu público a realizar. Esto quiere decir que el embudo tiene un componente fundamental de voluntariedad. Por decirlo de otra forma, no te puedes permitir incluir elementos que no te lleven a la conversión.

Uno de los recursos más populares para conseguir una conversión eficaz es crear una landing page en tu web. Esto es una página de inicio, con un diseño muy atractivo y sencillo, directamente conectado a tu conversión. Te puedo asegurar que la red está cargada de landing pages, porque, a parte de estar de moda, son muy efectivas. Por ejemplo, la de Amazon.

Ahora te voy a poner tres ejemplos de conversión con diferentes fines. Estos nombres me los he inventado yo para poder explicarlo bien, así que no te preocupes si buscas estos conceptos en internet y no encuentras nada igual. Te garantizo que encontrarás lo mismo pero con otros nombres.

Embudo de Adquisición

Este embudo tiene como objetivo que tu público compre tu producto. Imagina que escribes un libro y quieres que tu audiencia lo compre. El proceso más sencillo es que entren a la web y tengas una landing page con una atractiva sinopsis, una imagen del libro, y un botón de compra o de reserva de ejemplar.

Embudo de Reserva

Si ofreces un servicio que requiera cita previa, por ejemplo, si te dedicas a la psicología, tu embudo debe estar direccionado a que tus futuros pacientes puedan pedir cita a través de un formulario online. Aquí puedes contar en tu landing page con una sección de testimonios de clientes anteriores, para demostrar que la calidad de tu servicio está probada.

Otro ejemplo de embudo de reserva es el que se utilizan para trabajos audiovisuales. Si tienes una productora audiovisual que haga bodas, tu embudo puede estar direccionado a parejas que se vayan a casar, y en vez de tener un botón de compra, tendría un botón de pedir presupuesto, ya que cada cliente tendría unos requisitos diferentes.

Embudo de Difusión

El embudo de difusión está pensado para dar a conocer tu marca, proyecto o local. Este embudo es perfecto para negocios locales. Por ejemplo, si tienes un bar, te recomiendo que el objetivo de tu embudo sea darlo a conocer a posibles clientes del área donde lo tengas. Tu landing page debería incluir imágenes del sitio y los próximos eventos que vayas a realizar.

Cómo facilitar las conversiones

Para mí existen cuatro elementos fundamentales que te van a ayudar a que tu conversión sea efectiva.

Un buen diseño

Tener una experiencia de usuario efectiva requiere de un diseño pulido. Atrás quedaron ya los tiempos de las páginas multicolor, con letras minúsculas y Comic sans. Es lamentable que aún haya empresarios por ahí haciendo las veces de diseñadores. Amén de copisterías de tres al cuarto que van de estudios de diseño. Busca un buen profesional y que te asesore sobre todo aquello que debes mejorar.

Una landing page

Si finalmente te decantas por WordPress, encontrarás plugins para crearlas gratuitamente. Por ejemplo, el de Wishpond Si no, déjate los cuartos en una aplicación que te facilite las cosas. Mi favorita es Instapage, que por 30€ al mes te hace maravillas. El retorno de inversión (ROI) es brutal. Esto quiere decir que lo que inviertes es ínfimo comparado con lo que ganas. Si en este momento te estás planteado cosas como «no estoy para dejarme 30€ al mes», o «no me voy a gastar dinero en una cosa que no parece importante», tienes un puto problema y no has entendido nada. Háztelo mirar.

Publicidad

Me parece tan fundamental invertir en anuncios en las redes sociales, al menos, como lavarte los dientes cada día. Te podría poner decenas de ejemplos de empresas que estaban arruinadas, invertieron lo último que tenían en publicidad, y remontaron. Pero de nuevo, si te lo tengo que explicar con tanto detalle es que no quieres aprender.

Analíticas

Esto ya son palabras mayores pero sí, existe un truco infalible para mejorar tus conversiones, y se llama Google Analytics. Si aprendes a controlar esto, lo tienes todo hecho. Es un sistema muy, muy complejo de análisis de datos que te puede ayudar, entre otras cosas, a ver el proceso que sigue cualquier usuario al entrar en tu página, las páginas en las que pincha y en qué momento del proceso cierra tu página, o deja su compra. No te agobies, aprender a utilizar Google Analytics es completamente gratuito, ya que Google pone a tu disposición todos los tutoriales y explica paso por paso cada una de las opciones. Independientemente de eso, hay muchas webs que te explican cada recurso individualmente y que te ayudarán a mejorar tanto tu web, como tu embudo de conversión.

Hasta aquí este post de embudos de conversión. Si tienes alguna duda, ¡pregúntame!