Desde que empecé a dedicarme profesionalmente al Marketing, he encontrado una tendencia que me llama mucho la atención y es el miedo a las redes sociales. Te voy a explicar en qué consiste, cómo identificarlo y, sobre todo, cómo superarlo.

El miedo es el cáncer de los ricos.

¿En qué consiste este miedo?

Es un miedo, como digo, generalizado. Un miedo a que sus datos estén en la red, un miedo a que mucha gente pueda conocer su trabajo, miedo a estar expuesto. Es parecido al miedo al éxito en el que te hablo en Marketing para Imbéciles, pero existe una diferencia fundamental y es que la persona que sufre este miedo a exponerse además culpa a las redes sociales y a internet de su propia situación.

Para que lo entiendas mejor te voy a dar las claves para identificarlo. Suele ser una persona que tiene un gran desconocimiento sobre el uso de las redes sociales, de hecho suele subestimarlas. La reconocerás por frases como yo el Facebook lo tengo pero no lo miro o Google lo domina todo. Podemos hacer aquí una pausa dramática. Que a mí me parece genial, pero ¿dónde quedó lo de renovarse o morir? Bueno, a parte de estas geniales frases, este tipo de persona también destaca porque no sabe usar las redes, pero las critica como un profesional, con frases ya sabes que Facebook hace con las publicaciones lo que quiere. No, no hace lo que quiere, se llama algoritmo, y si tu contenido no es bueno, pues no saldrá, así de sencillo.

Cómo superarlo

Como te decía, te voy a explicar cómo superar esto en 3 sencillos pasos:

1 Coge esa actitud de mierda y tírala por el desagüe porque no te va a llevar a nada.

2 Tómate una cucharadita de humildad. En ayunas, a ser posible.

3 Para digerir mejor todo el proceso de cambio que se te viene encima, la autoaceptación también viene muy bien. Es un proceso de reflexión en el que recapacitamos sobre nuestro desconocimiento sobre el mundo, y en vez de culpar al mundo, nos ponemos las pilas y empezamos a leer, a hablar con la gente, a investigar, y sobre todo a ser positivos con los resultados. Ojo, aquí lo que importa es lo que haces tú, no los demás.

Para saber si ya has superado esta fase, te propongo un ejercicio. Busca alguien a tu alrededor que esté aprendiendo sobre Marketing, o incluso puedes probar conmigo misma. Piensa en qué nivel de conocimiento tiene esa persona. Si te parece que va de listilla, empieza de nuevo por el punto 1 y repite los 3 pasos hasta que se te quite ese pensamiento tóxico de la cabeza.

Hasta aquí estos pequeños consejos para perder el miedo al Marketing. Recuerda que puedes enviarme tus preguntas a info@mariafornieles.com. Sígueme en mariafornieles.com, en Facebook, y en Twitter.


Marketing para Imbéciles ya está a la venta